Y hablando de finales, Twin Peaks


Corría  el mes de abril de 1990 cuando descubrimos por primera vez el cuerpo sin vida de Laura Palmer bajo ese plástico azulón que resaltaba sus friós labios, en contraste con el color fuego de sus rizos. Por aquel entonces liberaron a Nelson Mandela, Manuel Fraga juró su cargo como Presidente de la Xunta de Galicia y la cadena amiga comenzaba sus emisiones. Veinte años no son nada.

Twin Peaks, nombre de la localidad en la que se desarrollaba la acción, fue para muchos la serie que cambió el formato y la forma de trabajar de muchos creadores. Novedosa en sus planos, en sus incómodos silencios y en su fotografía, la serie supuso una verdadera revolución televisiva a comienzos de la década de los noventa. Creada por David Lynch y Mark Frost, y producida por Aaron Spelling, Twin Peaks estuvo compuesta por ocho episodios en su primera temporada y veintidós en la segunda, y fue emitida por la cadena ABC. Resumiendo, el Lost de los noventa.

Emitida los jueves por la noche en horario de máxima audiencia, esta creación del excéntrico director de “Lost Highway” o “Eraserhead” tuvo que competir con la comedia más vista de la década de los noventa en EEUU, Cheers. Aún así la serie mantuvo en vilo a millones de espectadores en todo el país y saber quién mató a Laura Palmer se convirtió en el punto de partida de conversaciones entre seguidores ávidos de respuestas.  En España, Telecinco emitió los capítulos de dos en dos, excepto el final y el piloto, y todos ellos fueron la emisión más vista de la cadena en 1990.

Aunque para muchos “la gracia” de la serie residía en saber quién había matado a la chica más popular del instituto, Twin Peaks no habría sido igual sin su banda sonora y su estética. Mi incultura musical y mi penoso oído me impiden reconocer cual es el mítico instrumento que se toca en la intro de la serie, pero éste dió lugar a una sintonía que nos acompañó durante todo el comienzo de la década y que, sin saber muy bien porqué, nos envolvía en ese aire frío y misterioso de los bosques de Seattle. Compuesta por el músico de cabecera del director norteamericano, Angelo Badalamenti, la banda sonora de la serie fue uno de los muchos productos asociados al misterioso asesinato que tuvieron un gran éxito comercial.

En cuanto a la estética, cualquiera que haya visto alguna película de David Lynch sabrá que me refiero. El universo particular del creador encuentra su punto de partida en esa curiosidad innata de puertas hacia adentro,  en la necesidad de saber qué se cuece dentro de las casas de personas aparentemente normales que, en muchas ocasiones, resultan no serlo. A partir de ahí la imaginería enfocada a los deseos, el surrealismo y el opresivo clima rural envuelven al espectador en una cuidada estética en los enanos caminan y hablan al revés o algunos diálogos se desarrollan sin lógica aparente.

A la vista de lo escrito y lo leído, quizá sea más cierto de lo que parece que Twin Peaks fue, por su repercusión y su eterno misterio, el Lost de los noventa. Sin embargo, David y Mark tuvieron la suerte, o la desgracia, vaya usted a saber, de vivir en una época en la que los creadores no respondían ante su audiencia en internet, sino únicamente frente a sus pagadores, la cadena. La ABC a pesar de que en muchas ocasiones trató de “normalizar” ciertos aspectos de la serie, no dejó de apoyarla hasta que a la vista de que la audiencia descendía instaron a Lynch a terminar con su misterios surrealista. Quizá hoy, y ante la multitud de foros que se crearían al efecto, las peticiones fuesen otras. Quizá Lost en los noventa me habría gustado más. Quizá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s