La revista Entertaiment Weekly celebra su vigésimo aniversario, y lo hace de una manera muy especial. Los redactores y editores de la revista han creado una lista con los cien mejores personajes de los últimos veinte años de ficción audiovisual. Podría ser más sencillo pero como en la lista (aquí presente) se mezclan personajes de películas y televisión, pues lo dejaré así. En mi opinión la lista debería haberse centrado o en un género o en otro, porque ya he repetido en numerosas ocasiones que no son lo mismo aunque se llamen igual o en este caso, entren en un mismo grupo, el de la ficción.

1105_cover

Obviamente me quedaré sólo con los personajes pertenecientes a las series de televisión, no sin antes mencionar el puesto de Harry Potter, primero en la lista cinematográfica segundo en la general, Edward Scissorhands séptimo en la general, seguido de Hannibal Lecter. En lo que respecta a la animación Shrek es decimoquinto pero el gracioso SpongeBob se sitúa diez puestos por delante…. Con lo feos que son los dos. Para los curiosos y perezosos añadiré que el Keyser Söze magistralmente interpretado por Kevin Spacey en The Usual Suspects ocupa el puesto 37, seguido de Elmo (si, el de Barrio Sésamo), mientras que Jerry Maguire se sitúa en el puesto 46.

Al frente de todos ellos  el gran Homer Simpson, ese ser humano amarillo tan adorable como exasperante, muy auténtico pero menos irreverente que mi padre televisivo favorito, el señor Peter Griffin. Pero la disconformidad no termina ahí, porque por delante de Tony Soprano, (al que sigo sin ver pero del que nadie me habla mal) se sitúa Buffy, y qué queréis que os diga, no me pone nada. Pero bueno, ni es el primero ni el último. Sin embargo no voy a criticar a los que están, que por hoy he cubierto mi cupo, y voy a decir a quién echo de menos.

Nancy Botwin: O para los adictos a Weeds, la MQF por excelencia de la parrilla televisiva de este siglo. Mary Louise Parker, a quién por cierto le caerá una adorable carta en breves post, nuestra querida Ruth en Fried Gren Tomatoes, ha cambiado mucho y si antes era la actriz frágil de personajes secundarios ahora es toda una madraza con un cuerpo y un carácter que ya quisieran algunas. Nancy es la madre moderna del siglo XXI, una “mujer desesperada” y traficante, una “chica de oro” de mesa y cena familiar.

Balki Bartokomus: O el de “Primo Larryyy”, una mezcla de Paco Martínez Soria y Steve Urkell, con un fondo al estilo Seinfield y un poco de anuncio de yogurth griego. Interpretado por Bronson Pinchot, neoyorquino de madre italoamericana y padre franco ruso, permaneció, junto al soso de Mark Linn-Baker, durante siete temporadas en antena, siempre tan cándido, siempre tan sincero.

David y Nathaniel Fisher: En representación quizá de su loca y particular familia, en la que las mujeres, con Ruth y Claire Fisher a la cabeza, merecían también su reconocimiento. Y es que si una de las mejores series  de la Historia es Six Feet Under no es muy lógico que ninguno de los personajes entre en la lista, mientras que la irritante Ally McBeal se cuela en la vigésima posición. Quédense con quién quieras, con el reprimido e hiperresponsable David o con el salvaje e inconformista Nate, pero quédense con alguien, señores!!!

George Constanza: Porque aunque no me parece mal del todo el undécimo puesto del también querido Cosmo Kramer no creo justo que este ser tan particular, simpático, miserable y excéntrico que, en mi opinión queda por encima del vecino tarado. ¿Por qué no existe un canal de televisión en el que se emitan constantemente series como ésta?

Benjamin Linus: Porque él mismo creó un personaje, Henry Gale, del que se deshizo radicalmente para mostrar un ser mísero y ambicioso en la isla y un frustrado y luchador maestro en la, llamémoslo así, historia paralela. Dos seres en un mismo personaje que se dan la mano en una de las mejores escenas que he visto últimamente, tratando de reconciliarse consigo mismo y con la historia.

Siempre falta alguien en una fiesta, si estáis ahí se agradecen opiniones sobre las ausencias y las presencias. Porque nunca estamos todos.


Anuncios