Más que un secreto, es un comentario a voces, que hay épocas en las que los guionistas cinematográficos sufren crisis de creatividad. Y también es sabido que los estrenos de cine en verano, si adolecen de algo, es de calidad. Son muchos los que depositan sus miradas en el estreno, el próximo 23 de julio, de la película de animación Toy Story 3, como si de un oasis en medio del desierto se tratara. Pero hasta que esas pequeñas, y animadas, perlas veraniegas lleguen son muchos los que no pueden pasar sin cine, al igual que son demasiados los guionistas que echan la vista atrás y buscan la inspiración en el pasado televisivo.

Y por ello uno de los estrenos más importantes del verano es la película de acción dirigida y escrita por Joe Carnahan, titulada “El Equipo A”. Si, señores, Hollywood rescata al Coronel Aníbal Smith y compañía para crear 120 minutos de lo que el propio Mr. T (M.A Barracus) ha definido como “un montón de muertos y sexo”. Y parece que su comentario no es producto del celo o la envidia de ver que otros hacen caja con lo que él se hizo famoso, si no la cruda realidad. Para los críticos norteamericanos el filme es un compendio de imágenes de acción, chicas guapas y efectos visuales. O lo que es lo mismo, una película palomitera para la que ni siquiera se han tomado la molestia de crear nuevos personajes.  Carnahan y sus cuatro guionistas han cogido los rasgos físicos y los nombres del original A Team, han mantenido sus expresiones más conocidas “Me gusta que los planes salgan bien” y han intentado hilarlo todo tratando de darle congruencia, interés que por cierto no ha dado sus frutos, según parece. No me resisto a preguntarme cómo el irlandés Liam Neeson se ha prestado a semejante, con perdón, mamarrachada. Bueno si, “business is business”.

Y hablando de negocios, las que no pueden vivir sin escuchar el sonido de la caja registradora so, por segunda ocasión, Carrie Bradshaw y compañía. Aunque “Sex and the city” finalizó, tras 94 episodios y seis temporadas, en el año 2004, Sarah Jessica Parker, Kristin Davis, Cynthia Nixon y Kim Catrall han optado por seguir engordando la gallina de los huevos de oro, aún a riesgo de que reviente. A pesar de que las críticas tampoco han sido benevolentes con estas cuatro adictas a las compras, la taquilla no dice lo mismo, y no se descarta que se cree una tercera parte. La duda es saber qué les quedará por hacer, porque si en sus comienzos en la HBO, allá por 1998, eran los perfectos iconos de las mujeres del nuevo milenio, solteras, sexualmente activas y económicamente pudientes, ahora se han convertido en mujeres casadas, frívolas y por momentos mononeuronales, traicionándose a sí mismas y a la “biblia feminista” que con tanto cariño Candace Bushnell escribió. Aunque si el rumor de que Hanna Montana, perdón, Miley Cyrus encarnará a la próxima Carrie Bradshaw es cierto, la traición puede ser aún mayor.

Vistos los resultados que nos aguardan, o aguardarán, en la taquilla del cine, una petición para los guionistas y otra para las productoras/distribuidoras: a las primeras, la inspiración está en cualquier parte, no la busquéis en aquella que siempre habéis llamado hermana menor, la tele, a las segundas, conozco a mucha gente que estaría dispuesta a ver ciertas series en la pantalla grande y pagando como una entrada de cine. La calidad hay que buscarla, no copiarla, y a ser posible, tampoco destrozarla.

Anuncios