Aunque los espectadores españoles estemos acostumbrados a que nuestras series favoritas se interrumpan durante el periodo estival (y en las vacaciones de Navidad) en Estados Unidos las estrategias comerciales son otras, y lo habitual es estrenar entre julio y agosto. Pero antes de entrar, hay que salir, que dice la lógica, y aunque dentro de unos días analizaré las nuevas llegadas a la parrilla televisiva americana, hoy quiero hablaros de todos aquellas historias que nacieron con buenos deseos y se han ahogado a medio camino.

– Happy Town: Estrenada en abril de este mismo año, los habitantes de la misteriosa población de Haplin, en Minnesota se han quedado sin renovación, y sus seguidores, más bien pocos, sin ver los dos últimos capítulos, ya que ABC ha sido tajante en su cancelación. La que algunos llamaron desgraciadamente para ella, nueva “Twin Peaks” se ha convertido en el bluff de la temporada, con un halo misterioso bastante forzado y unos personajes poco creíbles que, como se suele decir, se han quedado compuestos y sin novia. Mis queridos Robert Wisdom y Steve Weber deberán de buscar nuevas ocupaciones.

Melrose Place 2.0: El remake de la serie de Fox de principios de los noventa no ha conseguido los resultados esperados por CW, cadena norteamericana que respaldaba esta juvenil versión. Y es que los comienzos no fueron buenos, ya que ha mitad de la temporada sufrieron un inexplicado parón de tres meses, tras el cual se despidió a dos de sus principales actores, Ashlee Simpson-Wentz y Colin Egglesfield, con la disculpa de dar a la serie un  toque “más divertido”. No me consta que se haya convertido en una comedia, y tampoco parece que le haya convencido a los espectadores, ya que la cadena ha reconocido que la retira por su baja audiencia.

-The Forgotten: Segundo fracaso televisivo consecutivo de uno de mis “llena carpetas” de adolescencia, Christian Slater. Al “entrevistador de vampiros” no le van bien las cosas, ya que tanto My Own Worst Enemy como la presente acabaron igual, pronto y mal. La serie, que será emitida este verano en La Sexta bajo el título “Sin identificar”, narra las aventuras de investigadores aficionados que se ocupan de casos olvidados por la policía, una vuelta de tuerca más al legado de C.S.I. Claro que al frente de  la producción se encuentra el churrero mayor de Hollywood, Jerry Bruckheimer,que parece que también fracasa de vez en cuando.

– Flashforward: La llamada a ser la sucesora de Lost, murió en mi opinión, por el exceso de expectativas que se generaron en torno a ella y por la cantidad de fans ávidos de nuevas y complejas historias que pusieron demasiado alto el listón para los guionistas y la propia ABC. Aunque los comienzos fueron prometedores,llegó a tener doce millones de espectadores, y la trama escondía grandes e interesantes misterios acerca del “apagón” mundial, el parón realizado para “permitir a los guionistas mantener la calidad del guión” no resultó fructífero, finalizando la temporada con una tercera parte de los espectadores iniciales.

-Heroes: La serie de súper héroes que nos enganchó a casi todos a finales de 2006 fue perdiendo fuelle y credibilidad según avanzaban los capítulos y desde hace tiempo agonizaba en la parrilla televisiva. Tim Kring, su creador,  tuvo que pedir disculpas a los seguidores por la calidad de la segunda y la cuarta, a la postre la última, temporada. Tras cuatro años en antena la “porrista”,  el simpático oficinista japonés y el ex-congresista, entre otros, se despiden, aunque la primera, Hayden Panettiere, parece que podría protagonizar una miniserie/spin-off.

P.D: La emisión de The Forgotten en La Sexta y Flashforward en Cuatro confirma la buena capacidad de elección de los programadores televisivos de España. ¡Qué cruz!

Anuncios