Los muertos caminan sin destino


Llega la Navidad y las series estrenadas en otoño empiezan a tomarse un descanso. La temporada no ha dado mucho de sí, y han sido más numerosas las decepciones que las agradables sorpresas. El listón que mide la calidad de las series de televisión está muy alto,  se ha creado una expectación que hace años era poco habitual. La más esperada de la temporada fue quizá The Walking Dead, que se hizo de rogar, llegando a las pantallas a finales de octubre. Un mes después, creo que se puede decir que el último estreno de la AMC ha sido la  más seguida, despidiéndose tal y como llegó como el mejor estreno de la cadena, e incluso más pirateada. Sin embargo, las sensaciones que ha dejado pueden ser más parecidas a las que dejaron sus competidoras caídas que las que quedaban tras el soberbio primer episodio.

Porque después de seis episodios ya no queda casi nada de la excepcional historia del capítulo inaugural. Rick Grimes ya ha encontrado a su mujer y a su hijo, y hemos visto todos los lugares comunes que eso supone, lidera un grupo de seres humanos tan perdidos y temerosos como él y no sabe más del mal que asola el mundo de lo que sabía el día que se levantó de la cama del hospital. Los personajes originales que dejen cierto regusto han desaparecido, a pesar de que sí se vislumbraban en los primeros capítulos: Glenn, el joven que ayuda a Rick a salir del tanque, el “nunca más se supo de él” y violento Merle Dixon, del que vimos una mano en el capítulo tres o el propio Grimes, que a estas alturas de la historia ya parece un tipo que va de héroe como tantos fueron antes que él. De los muertos vivientes no sabemos mucho más que como llegan a serlo y como se matan, y aunque en el último capítulo había una gran ocasión para ofrecer alguna respuesta, tendremos que esperar a desvelarla en la próxima temporada.

Mientras tanto Frank Darabont ya se ha puesto manos a la obra, y según se comenta ya ha despedido a los guionistas de la primera temporada, entre los que se encontraba el creador del comic original, Robert Kirkman. No son  las cifras de audiencia o la falta de respaldo de la AMC las que han provocado esta ruptura, quizá las constantes críticas de los fans del comic y los posibles desacuerdos en la realización sean quienes hayan provocado que el director quiera hacer ciertos cambios. Yo sólo espero que sirvan para darle vida a algo que por momentos ayer me sirvió para resucitar a Jack Shepard, Kate Austen y Sawyer en sus momentos más claustrofóbicos y desesperados. Y no precisamente como zombies, sino protagonistas de una historia que no deja de prometer respuestas mientras únicamente se formulan preguntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s