Cualquiera de vosotros que haya leído un par de post por aquí es capaz de deducir que la ficción nacional no es lo mío. Como ya confesé en su momento yo no crecí viendo series americanas en versión original, pasaba el mismo tiempo pegada a la tele viendo Blossom o Dawson´s Creek que Compañeros o Policías. Pero llega una edad en la vida en la que los niveles de exigencia televisiva se desarrollan o se estancan, y los míos crecieron hasta despreciar a los iniciales, que se asentaban exclusivamente en el entretenimiento. Con los niveles asentados lejos de la ficción española y tras la desaparición del único canal que se ponía 24 horas en mi casa, el  zapping compulsivo es un desahogo inconsciente que me ha llevado a encontrarme con más anuncios sobre la ficción a estrenar de los que quisiera. Pero no, no parece que este año vaya a ser el de mi vuelta a la la parrilla televisiva nacional y del amor al producto patrio.

TVE, más allá de “Cuéntame” y los amores revueltos: El canal más antiguo de nuestro país centra la mayor parte de sus estrenos en miniseries y tv movies de ficción histórica. En los próximos meses podremos asistir a la recreación de la vida de la política republicana Clara Campoamor, el atentado de Carrero Blanco o las peripecias de Ángel Sanz Briz durante la II Guerra Mundial en “El ángel de Budapest”. Además estrena “Okupados” una serie de ancianos fugados del geriátrico (su primera producción propia desde 2004) y “14 de Abril. La República”, secuela de la exitosa “La Señora”.

Antena 3, segundas temporadas y la supervivencia post-internado. La cadena de San Sebastián de los Reyes afronta el 2011 con adaptaciones literarias, segundas temporadas y novedosos estrenos que borren el hueco dejado por el exitoso internado de la Laguna Negra. Con la segunda temporada de “Hispania” y “Los Protegidos” en marcha, “El Barco” y “Bandolera” se sitúan como las grandes apuestas del Grupo Planeta. En otoño llegarán las adaptaciones del best-seller de Pérez-Reverte “La Reina del sur” y  del “libro de 2010” de María Dueñas “El tiempo entre costuras”.

Cuatro, poco producto patrio y poco de parrilla propia. Tras la comentada y desgraciada fusión,  Telecinco ha desviado buena parte de la ficción internacional de su parrilla en Cuatro. Así los amantes de las series policíacas  podrán disfrutar de Mentes Criminales y NCIS: Los Ángeles en el canal de Tres Cantos, además de las habituales Castle y House. En cuanto a la producción española únicamente destaca “Punta Escarlata”, centrada en la investigación policial de un crimen ocurrido años atrás en un pueblo costero y protagonizada por Carles Francino y Antonio Hortelano.

Telecinco, ficción para combatir ficción. Las novedades de la cadena de Fuencarral pasan por plantar cara a los estrenos de las cadenas “enemigas” y parece bastante probable que se viva la misma lucha “contraprogramatoria” que sufrimos con Felipe, Letizia e Hispania. Así “Piratas” con Pilar Rubio y Óscar Jaenada, parece nacida para plantar cara a “El Barco”, mientras que la recreación histórica de turno corresponderá a la continuación de la biografía de la Duquesa de Alba, de la mano de Emma Ozores. “Vida loca”, que narrará los entresijos de una familia desestructurada en clave de humor, y “Alakrana” que recreará el secuestro del pesquero vasco, completan las apuestas de la cadena.

La Sexta, poco producto nacional, mucha ficción americana. La cadena del GAMP lleva varios años apostando por la ficción internacional, y este 2011 no será para menos. Undercovers, Nikita y Chase se unirán al gran estreno del año, la americana The Walking Dead, en una arriesgada apuesta por las historias de zombies en primer-time en abierto. “Cuatro puertas” es el posible título de la única serie nacional de la cadena de Jaume Roures, que protagonizará Antonio Molero y narrará las aventuras de un policía de barrio que es abandonado por su mujer y tiene que cuidar a sus hijos.

Sí, es cierto, me faltan cadenas y series, pero si ya es difícil estar al tanto de la programación de las cadenas generalistas, fiarse de los horarios de Factoría de Ficción, Neox o Nova me parece tan absurdo como creer en el Ratoncito Pérez. Más aún cuando ni siquiera las propias cadenas nacionales de primer nivel saben qué hacer con sus series, por muy exitosas que éstas hayan sido.

Anuncios