The Killing, el oscuro encanto del misterio y del dolor


Hace tiempo me convencí de que el dolor, la tristeza y el miedo resultan más inspiradores, y más expresivos, que la alegría o la felicidad. Quizá nazca ahí mi capacidad de enamoramiento para con los dramas y mi continua insatisfacción frente a las comedias. Así que una vez escogido el género sólo queda decidir el espacio en el que se desarrollarán ese cúmulo de sentimientos, que ciñéndonos a la costumbre, bien se pueden reducir a tres, los  abogados, los médicos y los policías. El derecho, la medicina, la justicia. De no ser por la pasión que siento por la vida de Alicia Florrick, antes podía decir que “mi ficción” se situaba un poco más allá, en el campo de football, en el circo, en el contrabando. Ahora ya no. Vuelvo a patrullar. Con el dolor, la tristeza y el miedo que The Killing impone.

Después de vivir seis meses en Santiago de Compostela juré que nunca viviría en un lugar en el que los días de sol  son más que los de lluvia. Sin embargo mi curiosidad por Seattle supera su humedad, sus chubascos y sus nubarrones. Olvídense del edulcorante que hasta los edificios parecen rezumar en Grey´s Anatomy y sumérjanse en los frondosos y verdes bosques del Estado de Washington, asómense al desapacible Océano Pacífico y recorran las calles siempre frías, habitualmente grisáceas. De allí es de donde pretende escapar Sarah Linden, una detective de homicidios a punto de reescribir su historia en la soleada California, donde pretende mandar Darren Richmond, un concejal con aspiraciones a alcalde, o donde apaciblemente vivían los Larsen, una familia normal con un negocio de mudanzas. Pero el futuro de todos ellos se ve trastocado por la muerte de la joven Rosie Larsen, asesinada a sangre fría y con violencia por alguien que, aún, campa a sus anchas por la ciudad.

Aunque pueda parecerlo, The Killing no es una serie más sobre desapariciones y asesinatos adolescentes, no es Twin Peaks, como tampoco es Without a Trace o cualquier serie similar que se os pueda ocurrir. Porque a esta serie, basada en la producción homónima para la televisión danesa estrenada en 2007, le envuelve la oscuridad y el desasosiego, le marca la ausencia de elipsis y le sustenta una fotografía que se adecua a las circunstancias; al bosque, a la casa de los padres, a la oficina del concejal… No te ahorra el dolor materno, ni la impotencia paterna o la incomprensión de unos hermanos que ven como pierden a sus padres además de a su hermana. Conoces, aunque en ocasiones uno se pregunta porqué, la impotencia que siente Darren Richmond, que es lo mismo, aunque no es igual, a la que siente Sarah,o te preguntas que esconden Terry, tía de la fallecida, Stephen, compañero de Sarah, o Belko, amigo de la familia.

De la versión “original”, producida por la televisión pública danesa, sólo se conserva la banda sonora, creada por Frans Bak. Según lo leído y comentado, más allá de que la primaria durase 20 episodios y la de la AMC sólo 13, las licencias de guión son varias, aunque desconozco si el final correrá la misma suerte. Es merecedor de comentario, y quizá de reconocimientos, las interpretaciones que el conjunto de los actores llevan a cabo, pero si tengo que elegir, me quedaría con Mireille Enos, que parece haber nacido para ser una apesadumbrada detective o con Brent Sexton, que despierta en mí los mismos sentimientos que el Jimmy Markum de Mystic River. En The Killing no hay sonrisas, no hay alivio, no hay sol. No hay mañana, no hay sueños, no hay color. Sólo preguntas, sentimientos encontrados y dolor.

Y habrá respuestas que provocarán aún más dolor.

Anuncios

2 comentarios en “The Killing, el oscuro encanto del misterio y del dolor

  1. Qué grande es The Killing y qué sorpresa nos ha dado a todos! Sarah Linden y su mundo son aterradores, la historia está tan bien narrada que da escalofríos. Solo eliminaría la pesada trama política a la que no le encuentro interés. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s