365 días sin tí, Lost


Debo reconocer que la idea inicial, en un alarde de originalidad tal y como después se ha comprobado, era escribir un post sobre lo que hacen los losties un año después del final de la serie, algo similar a lo que ya escribí un mes después. Pero descarté la ocurrencia porque carecía de innovación, ypor falta de tiempo. Sin embargo, un día después del celebrado aniversario, especialmente en las redes, no puedo dejar de pensar que hay gente que no se ha repuesto de tamaña pérdida y aún busca un sustituto a los misterios de la isla. No lo hay, igual que nunca habrá otro Twin Peaks, otro Dallas, otro L.A Law. Pero en un año he tenido tiempo de encontrar capítulos, personajes, músicas y momentos que hacen que las historias de los pasajeros del vuelo Oceanic 815 se hayan quedado en lo que parecía que eran, un juego de niños.

Por personajes: Las series con protagonistas para enamorarse son infinitas y cada uno tendrá sus favoritos. Yo por cuestiones cronológicas y de enamoramiento seriéfilo me quedo con dos. Yo, que adoraba a Jack Shepard y a ratos a Sawyer, encontré dos seres inigualables en Mad Men, con Don Draper, y Breaking Bad, con Walter White. Por convicciones, por sus acciones, por la determinación con la que caminan, ya sea al éxito o al fracaso, por sus intenciones y sus consecuencias, porque, cada uno a su manera, tratan de sobrevivir y seguir hacia delante en un mundo, o una vida, que muchas veces les es adversa.

Por acción: Cierto es que tenía su aquel ver osos polares en medio de una isla, o al inexplicable y temible humo negro buscando una nueva e inocente presa, pero salvando las distancias entre géneros, carreras, intriga y peleas se pueden encontrar, y de buena calidad, en tierra firme. Acabo de descubrir The Shield, mucho más cruda, corrupta y veraz que cualquier misterio irresoluble de Lost. Enseguida llegará la segunda temporada de Luther, que si bien en su conjunto no luce demasiado tiene a Idris Elba poniendo buenas dosis de lucha y enfado a partes iguales. Si lo que “nos pone” es el misterio, el reciente estreno de AMC titulado The Killing, que es una versión de una serie danesa, cubre con creces la cuota de dudas, sospechas e intriga de cualquier ser humano.

Por “recreación”: Si lo que nos gustaba de la producción de Abrams y Lindelof era su capacidad para dar saltos en el tiempo, Marchlands es nuestra serie. Si ya somos un poco más exquisitos y lo que gustamos es de recreaciones históricas dignas de mención, Downton Abbey y sus tejemanejes en la Inglaterra pre II Guerra Mundial o el Atlantic City de las primeras décadas del s.XIX en Boardwalk Empire son nuestros productos. Si lo que nos gusta es partir de cero y meternos de lleno en un mundo desconocido, y totalmente ficticio, donde la lucha entre el bien y el mal es la premisa de partida, Carnivale promete.

Por mujeres: A pesar de que su indecisión me provocaba cierto enfado de manera regular, la señorita “Pecas” también contó con mi interés y mi ficticia preocupación hasta el final de la serie, cuando el destino le había jugado tantas malas pasadas que ni siquiera ella sabía quien era. Desde entonces he tenido el placer de conocer a LaDonna, Toni y Jeanette en Treme, Cathy Jamison en The Big C o Alicia Florrick en The Good Wife. Esas son mujeres con historias, con ganas de ser ellas mismas les pese a quien les pese, luchadoras, valientes y decididas, dispuestas a no dar un paso en falso por culpa de un hombre, de la vida o del destino.

– Por diversión: Aunque tenían su gracia las aventuras de Hurley y Jin, aunque Desmond y Charlie aportaban su buena dosis de “britanismo” nada es comparable a Shameless, en su versión americana (que es la que ha visto), o Misfits. La primera por su desvergüenza, por el surrealismo de ciertas  situaciones llevadas al límite más propias del descaro británico de la serie original, que de la corrección política que tanto se predica en los Estados Unidos. La segunda por su acento, y el de Lauren Socha, por su descaro y su juventud, por el deseo que por momentos sientes de tener tu propio superpoder o de no tenerlo.

Por “la familia”: Aunque dependía mucho de la temporada y del lugar que los propios personajes deseasen ocupar, en ocasiones uno podía encontrar en Lost el reflejo de una familia, con su abuelo cascarrabias, su hija díscola y su tío sinvergüenza. Yo en un año he conseguido encontrar dos a las que aprecio y adoro sin comparación; los Taylor de Friday Night Lights y los Soprano de…. The Sopranos, of course. Vaya por delante que no he terminado ninguna de las dos series (3ª y 5ª respectivamente) pero que cualquiera de las dos me serviría como “grupo de gente a la que querrías como tu propia gente”. Sí, a los Soprano también ¿qué pasa?

Estos seis puntos se dividen en tres: el que no encuentra una serie es porque no busca lo suficiente y porque no es consciente de que al igual que no hay dos personas iguales, no hay dos series iguales; dudo mucho que nadie cree, mantenga y resuelva una serie como lo hicieron los creadores de Lost, para bien o para mal, y buena parte del éxito de la isla residió en su trascendencia, así que depende de nosotros mismos que vuelva a haberla.

Anuncios

2 comentarios en “365 días sin tí, Lost

  1. Para rellenar todo ese vacío de frikismo descontrolado que dejó Lost he encontrado Doctor Who. Especialmente en lo que se refiere a misterio, mitología propia y muy rica en detalles, aventura, y ciencia ficción. Fringe también puede ser un buen sustituto para calmar los nervios por la falta de perdidos. Aun así se la echa de menos.

    • Cierto, se me olvido cubrir la cuota de “acción-ciencia-ficción” con Fringe. “Doctor Who” no la he visto pero por lo que he leído cubre buenas dosis de aventuras y acción.

      ¡Muchas gracias por tu aportación!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s