El próximo mes de abril la cadena estadounidense HBO estrenará Girls,  una producción que muchos ya definen como la versión moderna y juvenil de Sexo en Nueva York, pero que contará con los aires independientes de Juno. La serie estará dirigida, producida, escrita y protagonizada por Lena Dunham, una joven neoyorquina de veinticinco años que ya cuenta con experiencia en todos esos campos. Ella es la última en unirse a una tendencia habitual en el sector femenino de la industria: mujeres capaces de situarse al frente de un proyecto que ellas mismas idean, financian, protagonizan y dirigen.

Sin retrotraernos a los noventa, cuando Roseanne Barr y Ellen DeGeneres manejaban los hilos de las comedias homónimas que protagonizaban, la referencia más reciente es Whitney Cummings, la sorpresa televisiva de una temporada otoñal en la que ha estrenado dos producciones. Por un lado, ésta actriz con amplia experiencia en los programas de humor estadounidense, se encarga de escribir y producir para la CBS las historias de Max y Caroline, 2 Broke Girls. Por otro en Whitney, en la NBC, se ocupa además, de protagonizar las historias basadas en sus vivencias.

Precisamente la NBC prepara en la actualidad un nuevo trabajo para otra de las mujeres multitarea más reconocidas de la televisión americana, Sarah Silverman. Guionista ocasional del exitoso Saturday Night Live, ésta mujer que también tiene tiempo de componer canciones y cantar, protagonizó y produjo, de 2007 a 2010 The Sarah Silverman Program para la cadena Comedy Central. Un año después, y a pesar del relativo éxito de la fórmula, la NBC ha ordenado el episodio piloto de Susan 313, serie en producirá y protagonizará junto a Jeff Goldblum. El camino de Silverman, que partió de Saturday Night Live para llegar a una serie a su medida, lo han seguido otras actrices, dos de las cuales protagonizan sendas comedias en la actualidad. Tina Fey alma máter de 30 Rock, escribe y produce algunos episodios, mientras que Amy Poehler pone cara como nadie a la absurda burocracia política, interpretando con brillantez en  Parks & Recreation a otra mujer de bandera, Leslie Knope. Curiosamente, ambas coincidieron en el show cómico de la NBC de 2001 a 2006, cuando la primera trabajaba en el equipo de guionistas y la segunda participaba en la puesta en escena.

En el género dramático la presencia de mujeres multitarea es menor, y menos vistosa, ya que no he sido capaz (seguro que vosotros sí, dejadlo en los comentarios) de encontrar una actriz dramática que produzca, o escriba, en una serie en la que actúe. Aunque si podemos encontrar féminas que se ocupen del guión y la producción de series que podemos ver hoy en día. Por ejemplo Jane Espenson, que actualmente trabaja en Once Upon a Time, y previamente lo hizo en Torchwood o Battlestar Galactica. Elizabeth Sarnoff es cocreadora, junto a Steven Lilien y Bryan Wynbrandt de Alcatraz y ya había trabajado con Abrams en Lost, y Jill Solloway ha coproducido, y escrito algunos capítulos, de How to make it in America y United States of Tara, algo que ya hizo en Six Feet Under. Ali Adler en Glee, Amy Berg en Eureka y un puñado de mujeres más componen el escaso porcentaje de féminas que trabajan en la industria de la televisión estadounidense. En la temporada 2010-2011 sólo el 25% de los directores, productores y demás trabajadores tras las cámaras eran mujeres, un 2% menos que la temporada anterior y sólo un 4% más que en la temporada 1997-98.

Anuncios