Vanity Fair y la fiesta de “pijamas”

Tiene que ser apasionante ser el editor de una de las revistas más importantes del mundo, levantar el teléfono y decirle a tu secretaria que el próximo número irán en la portada Juliannna Margulies, Claire Danes, Sofia Vergara y (¡oh sorpresa!) Michelle Dockery, únicamente cubiertas por una sábana…. Tiene que serlo. Para los que nunca lo probaremos nos queda el consuelo de ir al kiosko (físico o virtual) la semana que viene y disfrutar con  el seductor, brillante y carnal reportaje de Vanity Fair en el que el fotógrafo Norman Jean Roy inmortaliza a las estrellas femeninas del prime time americano. Y lo hace como si ellas estuvieran en casa viendo la tele, sin estar necesariamente cómodas, aunque si ligeras de ropa. ¿Necesidad? Ninguna. Pero es lo que tiene ser Vanity Fair y estar a punto de cumplir cuarenta años.

El final de Shameless

El invierno ha terminado y con él la segunda temporada de Shameless US, que regresará en 2013 con la tercera. Comencé con mucha pereza a pesar de que terminé muy contenta de ver una producción tan fresca, desvergonzada y poco convencional. Y no sé si fue esa pereza la que me llevó a arrastrarme por los capítulos a la búsqueda de algo diferente que no fuesen borracheras, sexo fugaz y locuras. Hasta que encontramos una abuela desquiciada y una madre desequlibrada, y sufrimos por el fondo de ardilla, la soñadora Fiona, la bondadosa Debbie y demás parentela… Pero llegó el fin, y a pesar de que hemos tenido nuestra buena ración de situaciones descabelladas, faltan metas y sobran  indefiniciones que desdibujan la serie y se limitan a hacerla entretenida, aunque si quisiera podría ser algo más.

Matrimonio con hijos celebra sus “bodas de plata

El 5 de abril de 1987 se estrenó en Estados Unidos, FOX mediante, Matrimonio con Hijos. La serie no llegaría hasta España en los noventa y para ser sinceros a mi nunca me cayeron bien  Al y Peggy, ni tampoco sus descarados hijos Kelly y Bud. Ella me parecía caprichosa, él idiota, la niña el estereotipo de una rubia tonta y el chaval, un pobrecillo fuera de lugar. Pero sorprende echar la vista atrás y ver lo bien que han envejecido Ed O´Neill y Katey Sagal. A él Modern Familly le ha devuelto a la ceremonia de los Globos de oro, mientras que a ella su papel de matriarca en Sons of Anarchy le ha valido para conseguir una estatuilla. No parece que la Applegate y el casi desconocido David Faustino, vayan a seguir la estela de sus padres. Por ahora.

Anuncios