A pesar de que la vida de las estrellas de la televisión parece, en muchas ocasiones, una carrera de obstáculos entre rodajes, promociones, acuerdos publicitarios y entregas de premios, hay quien todavía tiene tiempo de emprender y destinar parte de sus ganancias a abrir nuevos negocios. El último en unirse a esta corriente ha sido el actor Wendell Pierce, protagonista de series como The Wire y  Treme.

Precisamente ha sido en el rodaje de esta última, donde el intérprete nacido en Nueva Orleans ha tenido la oportunidad de conocer, de primera mano, la situación de su ciudad natal tras el paso del huracán Katrina en 2005. La carencia de productos saludables en los barrios periféricos ha llevado a Pierce a preparar la apertura de una cadena de supermercados con productos de calidad y a bajo precio, que revitalice las zonas y se preocupe por la salud de los vecinos.

De apariencia menos sana son los nuevos negocios que prepara el productor de Entourage y Boardwalk Empire, Mark Wahlberg. El también actor ha reconocido recientemente que entre sus próximos planes está abrir una cadena de hamburgueserías en Reino Unido. Wahlberg ha tomado esta decisión a la vista de la buena acogida de  su restaurante en Massachusetts, el Wahlburger,  que vende más de mil hamburguesas diarias. Sin embargo, las incursiones en otros negocios de actores se ha saldado con numerosos fracasos. En el negocio de la hostelería, que en los años 90 vivió su momento su momento álgido entre las estrellas de Hollywood, han probado suerte Eva Longoria, Woody Harrelson o Kevin Costner, entre otros. Si la protagonista de Mujeres Desesperadas tuvo que cerrar sólo un mes después de la inauguración, el actor de Cheers no corrió mejor suerte con su bar de óxigeno en Sunset Boulevard. Por su parte Costner, que próximamente protagonizará un drama histórico en History Channel, ostenta el dudoso honor de ser uno de los empresarios más exitosos del panorama audiovisual, gracias a The Clubhouse, que funcionó durante una década.

Empresarios de televisión y directores también tienen tiempo de invertir en restaurantes a los que imprimen su marca personal. Por un lado, Ted Turner posee la cadena Ted´s Montana Grill, restaurantes especializados en carne de bisonte presentes en dieciséis estados. Por otro, Steven Spielberg, que en 1994 probó suerte con Dive! un restaurante temático con forma de submarino, en Los Ángeles. Un año después abrió en Las Vegas y Barcelona, pero el descenso de las ventas obligó a cerrar en 1999.  Pero los negocios de los actores no giran únicamente entorno a la comida. Natalie Portman probó suerte en el año 2008 con una línea de calzado respetuoso con los animales junto al diseñador Té Casan, pero los altos precios de los zapatos provocaron el cese del negocio en diciembre. Por su parte Mandy Moore fundó en 2005 su propia línea de ropa, que en 2009, y a pesar de venderse en tiendas de todo Estados Unidos, cerró sus puertas porque la actriz quería centrarse en su carrera musical.

Anuncios