El encanto que para los guionistas tiene dotar a un personaje de su antítesis, de su propia sangre y en ocasiones a su imagen y semejanza, parece haber llegado a la televisión española. Hace unos días conocíamos el nuevo proyecto de Antonio Resines y la productora Mandarina, en el que el actor encarnaría a dos hermanos gemelos, un constructor y un cura. El primero se hará pasar por el segundo, por culpa de la crisis y los problemas que ésta le producen.

Sólo hay que remontarse unos meses para encontrar, salvando las distancias obviamente, un planteamiento similar: un mismo actor que interpreta a dos gemelos con vidas y caracteres muy diferentes. Ringer, uno de los estrenos recientes más comentados de la parrilla de The CW, nos muestra a Sarah Michelle Gellar en su regreso a la televisión tras Buffy cazavampiros dando vida a la inestable Bridget y la sofisticada Siobnah, gemelas con vidas muy diferentes que se ven unidas inesperadamente.

Algo menos brusco resultó el encuentro de Phoebe y Úrsula Buffay, las hermanas que interpretó entre 1994 y 2004 Lisa Kudrow, en Friends. A pesar de que su papel más conocido fue el de la ingenua cantautora amiga de Chandler, Ross y compañía, Úrsula fue la primera en nacer televisivamente. Fue el papel de la fría camarera  del restaurante habitual de los Buchman en Loco por ti, el que le valió  a Kudrow para interpretar a Phoebe en la serie de Kauffman y Crane. Otro de los actores que ha dado vida a una pareja de gemelos es el veterano Jeffrey Tambour, que en Arrested Developmentinterpretó a los hermanos George y Oscar Bluth.

Las series de animación también recurren, en ocasiones, a las parejas de hermanos para completar su elenco de personajes. La referencia más cercana la encontramos en Los Simpson, donde a pesar de que sólo el 2% de los embarazos son gemelos, hay dos parejas de hermanas idénticas. Por un lado las hermanas de Marge Simpson, las cascarrabias y antisociales Patty y Selma Bouvier. Por otro las alumnas de la Escuela Primaria de Springfield, Sherry y Terri, reconocibles por su cabellos color púrpura.

Sin embargo lo más habitual es que cada personaje lo interprete un actor o actriz, que unas veces fingen el nexo sanguíneo que existe entre ellos y otras, son parejas de hermanos en la vida real. El ejemplo más conocido son las hermanas Olsen, que si bien comenzaron en Padres Forzosos interpretando un único papel, años después, en la serie Two of a Kind dieron rienda suelta a sus posibilidades gemelares con dos caracteres antagónicos y bien diferenciados. Zach y Cody de la factoría Disney o los pelirrojos y temibles Body y Kai Schulz, que prácticamente han debutado en la televisión con American Horror Story, son los ejemplos más cercanos y jóvenes de actores que aprovechan su especial nexo de unión y lo trasladan a la pantalla. Y si ese nexo no existe, se inventa, como ya hicieran a mediados de los ochenta los creadores de La Familia Hogan, que emparentaron  a Danny Ponce y Jeremy Licht como Willie y Mark Hogan.

Anuncios