Querida Nancy Botwin:


Hace ya un mes que te despediste, desde los escalones del porche, de la audiencia de la serie que te ha convertido en la madre más molona, y deseada, de la televisión moderna. Hace un mes que terminó Weeds, una producción que muchos pensamos que debería haberse acabado hace tiempo, ante el errático y circular divagar que fueron tomando las tramas. Y por ello la despedida ha sido más bien obligada, y la emoción esperable ha quedado ensombrecida por la necesidad de decir adiós. Porque en mi opinión, si nos hubiésemos quedado en la mitad, tampoco habría pasado nada. Pero en estos siete años hemos tenido tiempo de disfrutar de tus abiertas sonrisas, tus refrescos con pajita mordisqueada, tu entrecejo fruncido y tus consejos de madre circunstancial. Entre muchas otras cosas.

En 2005 llegaste a Showtime con una audiencia dispuesta a enamorarse de una serie con un plantemiento muy novedoso: la historia de una madre de familia que repentinamente se queda viuda y se ve obligada a traficar con marihuana para mantener su tren de vida. En ese camino, que acumula más baches de los esperables por culpa de tu forma de ser, te acompañan desde el principio tus dos hijos, Shane y Silas, Andy, tu cuñado, y Doug, un amigo de toda la vida. En las tres primeras temporadas tu campo de acción fue Agrestic (renombrada como Majestic y luego Regrestic) una localidad imaginaria en la que todos aparentan ser familias ejemplares, estando lejos de serlo. Allí la política mostraba sus absurdos recovecos mientras las vecinas falseaban sus envidias tras tramposas sonrisas, los mas jóvenes buscaban su lugar en el incómodo entorno del instituto y los más mayores sorteaban a las mafias con la menos recomendable de las compañías.

El fuego tuvo sus efectos purificadores y en la cuarta temporada, con la intención de reinventarse y abrir nuevos, y peligrosos frentes, la acción se traslada a la idílica Ren Mar, en la costa del Pacifíco cerca de la frontera entre San Diego y Tijuana. Nuevo escenario, nuevos medios, nuevos vecinos, aunque por fortuna el incombustible Doug y la sufrida Celia, acompañada de su “adorada familia” siguen acompañándoles mientras rehacen su vida en negocios de “profunda” importancia. Y es a partir de aquí cuando, para mí, la historia pierde el rumbo, dividiendo su fuerzas en demasiados frentes, iniciando una huída que se extiende durante la quinta y la sexta temporada en la que los acontecmientos menos sopechados se suceden. Los aires del este de las dos siguientes temporadas le sientan bien a la serie, aunque es como la última vez que un enfermo muestra un aspecto decente, tan bonito como desconcertante.

Así que Weeds se ha ido casi por la puerta de atrás, gracias a la absurda necesidad de mantener en antena una de las comedias más exitosas de Showtime o la terrible imposibilidad de poner fin a una historia que comenzó siendo muy novedosa y se volvió repetitiva. Un mal que, tristemente, tarde o temprano, padecen demasiadas series. Pero no me rasgaré las vestiduras, porque también ha habido buenos momentos, y muchos. Y hemos visto crecer a Silas y Shane (y a sus actores), hemos querido a Andy, quizá demasiado, y hemos admirado la fidelidad, habrá quien diga que obligada, de Doug. De tí sólo puedo decir que quien te interpretó nunca será visto con los mismos ojos que antes de hacerlo.

Me despido, por primera vez para siempre, señalando el placer de haberte conocido, reconociendo el hueco que ocupas en mi estantería de series (y en la de gente que conozco a la que recomendé Weeds) y recordando los buenos momentos que viví mientras me sumergía en tus locas aventuras. Ya fuera sola o en compañía. Como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s