A pesar de que carezco de experiencia en el, ya no tan sano, placer de ganar premios, estoy casi segura de que éste hecho tiene varios inconvenientes. Además de los que Marías compartió en una rueda de prensa hace unos días, probablemente también sea uno de ellos la presión que supone mantener el nivel de tu trabajo, para seguir siendo galardonado, o por lo menos nominado al mismo premio. Si a ello se le suma que has conseguido estar en boca de todos, y que sin ninguna duda fuiste el mejor estreno de 2011, no resulta difícil imaginarse la presión con la que Howard Gordon y Alex Gansa se enfrentaron a la construcción de la segunda temporada de Homeland. Claro que, vistos los cinco primeros episodios, bendita presión.

Para bien o para mal los creadores del drama de Showtime se encuentran en estado de gracia, y la serie goza, en mi opinión, de sus mejores momentos. A pesar de que era difícil retomar la intención central de la trama, a la vista del final de la primera temporada, en un par de episodios hemos regresado a ella sin grandes estridencias. Hecho esto, asistimos a un juego de movimientos rápidos en el que ambos combatientes, Carrie y Brody, tratan de alcanzarse corriendo sobre un mismo camino con destinos opuestos. Ambos comienzan tratando de retomar sus nuevas vidas, ella como profesora, él como congresista, pero el factor sorpresa llega con forma de mujer y la forzada tranquilidad muere por culpa de los movimientos del máximo enemigo, Abu Nazir.

Así que llegamos al tercer episodio, en el que resulta imposible evitar la lagrimita al ver a Carrie frente a la pantalla del ordenador, y el cuarto, en el que todos terminamos con la misma pregunta en la boca, aunque seguro que con diferente entonación: “¿Y ahora qué?”. El quinto no asegura nada, simplemente cambia el entorno en el que se mueven los personajes y replantea las incógnitas entorno a la relación entre Carrie y Brody. Yo que soy incrédula presiento en la primera más maldad que inocencia o locura, mientras que él parece demasiado ocupado, cansado y temeroso como para ver más allá del futuro que le esperaría si la verdad se supiese. Así que ambos juegan en un nuevo nivel, de escenarios desconocidos, en el que el peligro está más cerca.

Con la faceta desequilibrada de Carrie sobre la mesa desde bien temprano, resulta interesante plantearse como se desenvolverá Damian Lewis en ese nuevo lugar, a medio camino entre el soldado que fue y el traidor que regresó, que deberá mantener el tipo frente a la constante amenaza con y contra la que trabaja. Soy de las que aplaude a rabiar los premios que Claire Danes se ha llevado por su brillante interpretación de la agente Mathison, pero discrepa del premio al Mejor Actor que Lewis le birló a Bryan Cranston en la última ceremonia de los Emmy. Así que espero del actor que responda, como los demás, a las expectativas creadas y sea capaz de ofrecer un trabajo a la altura del resto de la producción. Aunque siendo justa, especialmente en el tercero y en el quinto, ya ha demostrado que está en ello.

Por delante, y con la serie ya renovada para una tercera temporada, nos quedan siete episodios tras los que, con un poco de suerte, nos seguiremos haciendo la misma pregunta. Pero en el hipotético caso de que las dudas se tornen en protestas, siempre podremos decir que vimos una serie que mientras pudo, hizo frente con brillantez a la maldición de las segundas temporadas, que comenta Miriam Lagoa en su genial post sobre la serie. Yo que, junto a Breaking Bad, la considero el Mejor Drama de la televisión actual, sólo espero que la venza, para así poder seguir encontrándome con gente que, inesperadamente, está ansiosa por comentar el último episodio de una producción que, con cada capítulo aporta un poco de brillo al incierto panorama seriéfilo actual.

Anuncios