Entre las variadas efemérides literarias que hemos celebrado este 2012 que ya termina, una de la últimas en llegar ha sido el 125 aniversario de la publicación, en el Beeton’s Christmas Annual británico, de Estudio en Escarlata, la obra con la que el mítico Sherlock Holmes llegaba al mundo literario. Escrita por Sir Arthur Conan Doyle, la novela ha sido adaptada en dos ocasiones para la gran pantalla y otras dos para la televisión. La última de ellas a cargo de Steven Moffat, que hizo una adaptación libre que Benedict Cumberbach y Martin Freeman llevaron a la televisión gracias a la BBC. Pero el detective más conocido de la literatura mundial ha aparecido en la pequeña pantalla en más ocasiones, e incluso hoy, a la vista del éxito obtenido por la producción de la cadena británica, es un recurso para las cadenas, confiadas en su éxito intrínseco.

Sherlock: A Study In Pink

La última cadena en subirse al carro de la deducción, la observación, las pistas y los detalles ha sido la CBS, con Elementary. La serie protagonizada por Lucy Liu y Jonny Lee Miller, da una vuelta de tuerca más al personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle en la Inglaterra de finales del siglo XIX, y lo sitúa en el Nueva York del siglo XXI, donde Watson es una mujer, y el excéntrico protagonista, un hombre brillante que acaba de salir de rehabilitación. Las buenas críticas cosechadas por la adaptación británica, han puesto aún más alto el listón para la serie de la CBS, y numerosos medios de comunicación se hicieron eco de las declaraciones de Benedict Cumberbatch sobre Elementary. A pesar de que posteriormente rectificó, diciendo que lo que detestaba era el hecho de que les comparasen porque son amigos, el intérprete comentó en una entrevista que las razones por las que Miller aceptó el personaje fueron puramente económicas.

Pero esta moda, como todas, no es nueva, y antes de que la BBC se interesase por recuperar las creaciones más conocidas de Sir Arthur Conan Doyle,  televisiones de todo el mundo ya habían buscado inspiración en sus libros. A finales de los años setenta, la Televisión Soviética emitió Las aventuras de Sherlock Holmes y el Dr. Watson, una serie compuesta por once películas para la televisión en la que Vasily Livanov daba vida al popular investigador. Por su parte, en 1984 fue la británica ITV la cadena encargada de emitir Sherlock Holmes, una adaptación compuesta por 41 episodios en los que, a lo largo de diez años, se trató de adaptar cada uno de los misterios publicados por el escritor escocés.

Las historias del investigador de Baker Street no solo han cobrado vida gracias a personajes de carne y hueso. A mediados de los ochenta, y de la mano de un estudio japonés, las aventuras de Sherlock se trasladaron a un mundo imaginario repleto de perros antropomorfos en Sherlock Hound. Precisamente en el país nipón no han permanecido ajenos al éxito del Sherlock de la BBC y recientemente se ha publicado un comic manga con ilustraciones de Cumberbatch y Martin Freeman, los actores protagonistas. Sea como fuere, quién le iba a decir a Doyle que más de un siglo después, su personaje más famoso iba a seguir estando de moda.

Anuncios