Querido Ron Swanson:


Querido carnívoro mío, no sé si podré recuperar el sueño hasta que alguien de la NBC salga a dar la cara y confirme que a partir de septiembre podremos seguir disfrutando de tu sabiduría, tu desempeño laboral, tu enorme capacidad física y mental y, por que no, de la nueva mujer que esta temporada ha llegado a tu vida y parece hacer feliz. Porque Parks & Recreation se ha despedido, pero los telespectadores, y fans, nos agarramos a la lógica, cuando quizá sólo eso no sirva tratándose de la televisión. Aunque supongo que las cabezas pensantes de la cadena querrán renovar sólo por saber cómo te desenvuelves después de hablar con tu princesa guerrera… ¡¡Eso es un cliffhanger y no los de Lost!! Con la esperanza de volver a vernos tras el verano, te escribo para felicitarte por esta última entrega, en la que tú y tus amigos habéis evolucionado haciéndonos pasar grandes momentos televisivos, dignos de la gran comedia que Parks & Recreation es, y pocos reconocen.Ron-Swanson_510x317

Parece que fue ayer cuando comenzaba esta nueva entrega entre Pawnee y Washington, un cambio que duró lo estrictamente necesario y tu te disponías a encargarte de la fiesta anual de inabarcable nombre preparando una barbacoa justo después de presentar a los comensales el animalito que se iban a comer, llamado Tom. De la forma menos esperada, ya ves, haciendo tu trabajo, llegó a tu vida Diane, y sus ruidosas y gamberras chiquillas, que han hecho de tí el más adorable de los canguros. Y mientras tratábais de construir una relación a tu alrededor también se producían cambios, la mayoría de ellos de esos que te hacen soltar un cariñoso “oooohhh”. Leslie y Ben se prometieron, (“Espera un momento, espera”) y se casaron, Tom se ha convertido en un imaginario hijo del que estar orgulloso y April está sacando a relucir la talentosa joven que lleva dentro. Por su parte Andy fue capaz de presentarse al examen para policía, que lógicamente suspendió, Ann y Chris han retomado una relación que no tengo claro que sea muy lógica y Jerry ha alcanzado el dorado retiro, aunque ya te has encargado tú de que por momentos siga siendo el acostumbrado mono de feria. De la pobre Donna me gustaría saber más, a mi modo de ver es un personaje al que, sin caer en el tópico se le puede sacar más partido.

Pero dejando las pequeñas pegas a un lado, he terminado la quinta temporada muy satisfecha con lo que he visto, y es probable que hasta que regreséis (dedos cruzados) se me haga muy largo. He disfrutado mucho con episodios como el de las bebidas azucaradas, la semana sin pantallas de Tom, la boda, el regreso a la antiguedad con el artículo dos y el esperemos que “retornable” Garth Bludin o viendo a los chicos pidiendo, y suplicando, donaciones al despreciable Feinstein. Casi tanto como disfruté aprendiendo a hacer anillos, hablándome de la leche desnatada que tomo todos los días o viéndote comer, con todo el sufrimiento del mundo (“Ladies, ladies“), un plátano. Todo sea por el amor de los que más quieres. Y hablando de los que más quieres, me encantó descubrir hace unos días que la temida Tammy Swanson (II) es Megan Mullaly, en la vida real tu feliz, paciente y comprometida pareja. En Vulture lo cuentan, como es habitual, con mucha gracia. En definitiva, querido mío, parece que la vida te sonríe, aquí en la realidad y allá en la ficción, donde pase lo que pase seguirás siendo mi jefe y mi colega favorito, sabedora quizá de que es difícil encontrarse con un especimen como tú.

Hace tiempo que Parks & Recreation no es esa imitación de The Office que los primeros episodios quiso ser, y en mi opinión las rarezas de cada personaje, aquello que hace la serie algo tan especial, ha encontrado el equilibrio añadiendo madurez y estabilidad a cada uno de ellos. Son los mismos que hace dos o tres temporadas, donde todo podía ser más hilarante y menos familiar, y mientras que han crecido y sus deseos y aspiraciones han cambiado, la historia continua resultando interesante, y por supuesto divertida. Si contamos con la renovación, las dudas que se plantean de cara a la sexta temporada son interesantes, aunque quizá no cuenten con cameos tan políticos como los de esta última entrega, con John McCain y el amado Joe Biden como estrellas estelares. La paternidad obtenida y la deseada, el regreso a la vida laboral de April, las aspiraciones empresariales de Tom, o el devenir de esa envidiable pareja que son Ben y Leslie son algunas de las dudas que la próxima temporada tenemos derecho a disfrutar. Yo aquí estaré, con una botella de buen whisky y un buen par de chuletones en el congelador, esperando a que regreses para disfrutar de uno de los personajes más característicos y singulares que ha dado recientemente la televisión. Mi gurú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s