Adiós, James Gandolfini.


Imagino que como cada mañana habéis abierto vuestras redes sociales, el correo electrónico o simplemente el medio digital del que os alimentéis, y al llegar a cierta línea os habéis frotado los ojos, incrédulos, extrañados por haber perdido de repente, a un hombre que se hizo por derecho propio, un lugar en la historia de la televisión y de la interpretación. Los noctámbulos ya tuvimos que lidiar anoche con la muerte de James Gandolfini, esperando que fuese una víctima más de las redes sociales y no del destino. Pero la HBO no tardó en confirmar las peores informaciones, y Gandolfini se ha ido para siempre, llevándose consigo definitivamente a Tony Soprano, el primer antihéroe de la última gran época de la televisión. Ahora, que no quedaba nada para volver a disfrutar de su trabajo en HBO, con la apetecible adaptación americana de la británica Criminal Justice.

GANDOLFINIA-PIENSA-SOPRANO-PERSONAJE-FAMOSO_CLAIMA20101030_0138_4

Un ataque al corazón ha terminado con el intérprete que se ganó a pulso el reconocimiento de la crítica y del público, de sus propios compañeros y de todos aquellos que, en lo que respecta al atractivo mundo de la  mafia, pensaron que después de “El Padrino” no habría nada más. Ahí estaba David Chase para llevarles la contraria y Gandolfini para darle vida, con sus ojos tristes y su amplia, pero a veces temible, sonrisa, su puro interminable, sus visitas a la nevera y sus patos. Hablando en serio, el actor nacido en Nueva Jersey supo llevar a la pantalla durante seis temporadas a una de las personalidades más complejas de la televisión contemporánea, un hombre que luchaba consigo mismo y contra su naturaleza, preocupado por la mortalidad y el paso del tiempo mientras no dudaba en acabar con aquello que le molestaba.  Mi querido Tony Soprano.

Para aquellos a los que parece molestarles que algunos osemos atribuirle a Gandolfini buena parte de la grandeza de The Sopranos, quiero recordar las palabras del propio Chase, que como recoge Alan Sepinwall en su libro, y aquí, reconoció que “Tony no estaba formado hasta que Gandolfini fue elegido para el papel”. Los tres Emmys que certificaron su magnífico trabajo no fueron más importantes para la industria y para sus próximos proyectos que el alcance que tuvo la serie de HBO. A pesar de que comenzó a trabajar en la industria del cine a finales de los ochenta, Galdolfini necesitó a The Sopranos para convertirse en una cara conocida y reconocida, por culpa de su papel de mafioso sinvergüenza y violento que no podías odiar ni tampoco dejar de querer. Alguien que hoy, tantos años después, podemos decir sin miedo a equivocarnos, que fue el abuelo televisivo de seres tan únicos como son, Don Draper o Walter White, esos hombres que, a su imagen y semejanza, conjugan su simplicidad con sus peores miserias como pocos han sabido hacer.

Como se dice en estos casos, muere el hombre, sobrevive el personaje. Sus compañeros ya lo recuerdan como el gran hombre que parece ser que fue, tanto en lo personal como en lo profesional. Para los que no lo conocimos, siempre será Tony Soprano, el solitario e incomprendido mafioso que intentaba encontrar la felicidad. Descanse en paz el gran James Gandolfini.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s