Ay Homeland, Jomelán…


A pesar de que me siento muy intimidada por esa corriente de seres superiores televisivos, que tiende a calificar, o mejor dicho descalificar, a sus iguales porque hay cosas que nos gusten y cosas que no, es decir, la vida misma, en las próximas líneas no voy a cortarme un pelo, y me quedaré bien ancha frente a lo que pienso que ha sido uno de los declives más profundos de la producción de ficción moderna. Por si no ha quedado claro, habrá spoilers, así que eres muy libre de seguir adelante y comprobar hasta donde se puede odiar algo que hace no mucho se quería, o puedes comprobarlo por tí mismo sentándote frente al televisor. O mejor no, no pierdas el tiempo. Quédate donde fuese que te quedases y sé feliz, ignorando que de la gloria al fracaso hay un guionista fallecido, la presión de una historia que bien podría haberse despedido hace una, o dos temporadas, según se mire, y unos recursos de los que de tanto abusar han acabado convirtiéndose en parodia de sí mismos.

Claire-Danes-2-time-Emmy-winner-for-her-portrayal-of-Carrie-Mathison-

Todo empezó muy intensamente, con Carrie vendida a su suerte, Quinn, que probablemente pase a la historia de la televisión como uno de los personajes más desaprovechados, encabezando una importantísima operación y Saúl sentado frente a una comisión que trata de esclarecer el terrible atentado con el que terminó la segunda temporada, declarando, poco menos, que el terrorista más buscado del país se acostaba con una de las agentes de la CIA y aquello era lo más natural del mundo. Con la mandíbula aún desencajada, pobrecita Carrie, abandonada, tramando quizá abandonar la agencia y quien sabe si el país por el mismo camino que semanas atrás lo hizo su amado, desubrimos al final del CUARTO episodio, tres horas de ficción que debieron ser una comedia para los guionistas, encantados de reírse de los espectadores, que todo era falso. La locura de Carrie, falsa, desacreditarla frente a todo un país, falso, y todo para qué…. Pues para que un señor requeteimportante de Irán que está estafando a los suyos utilizando el nombre de un jugador de la selección de fútbol iraní, oh qué bonito, se acerque a la loca del pelo rubio, que seguramente se sienta abandonada por su país, para que le proporcione información.

Pero es la rubia quien consigue engañar al requeteimportante, que fue amigo de Saúl en otros tiempos, y con unos argumentos y un episodio que hace que te entren ganas de ver Q & A de la segunda, sólo para recordar los buenos tiempos, los serios, aquellos en los que la tensión, la historia y los problemas eran de verdad y no una mierda inventada por un señor que pierde la cabeza al frente de su departamento pero al que no se despide, por alguna razón que no alcanzo a comprender. Y cuando tenemos al requeteimportante, al que sin pestañear devolveremos a su país para cumplir su misión descubrimos que, ¡oh, sorpresa!!! para que este hombre lleve acabo esa misión que mejorará notablemente la política exterior de Estados Unidos y sus complicadas relaciones con Irán necesitamos a alguien que mate al que se encarga de ellas ahora, para así poder colocar a su peón en el lugar necesario…. Ese detalllito de nada, entrar en Irán, y matar a otro requeteimportante iraní…. Cáspita.

¡¡¡No importa!!! Aunque necesitemos seis semanas para recuperar a un hombre desquiciado y de vuelta de todo, lo conseguimos en cuatro días, y sin ninguna duda, y sólo para que su insufrible hija pueda volver a mirarle a la cara, y pueda regresar a un país en el que se le tiene por terrorista… Esperen, un momento…. ¡¡El terrorista!!! ¡¡¡¡El atentado de Langley!!! ¡¡Las 132 personas!!! ¿Me tengo que creer que desenmascaramos a uno de los mayores terroristas de los Estados Unidos y se lo callan? ¿En serio?

Y para llegar hasta aquí hemos tenido que soportar a la insoportable suicida y fugada hija adolescente que desaparece como por arte de magia a mitad de temporada para volver convertida en limpiadora de motel, un asesinato tan sangriento como cualquier capítulo de The Walking Dead, en el que interviene la policía, interroga a un agente de la CIA y , aquí paz y después gloria, una conexión venezolana que queda en nada, una mujer infiel, que ¡oh casualidad!!! se ha traído desde la India a un espía israelí, algo que descubrimos mucho después de que comience a estar presente en la serie, como si su labor de espionaje fuese repentina, un montón de enfados Carrie-Saúl, muy serios, muy trascendentales, muy definitivos, muy nada….

Para cerrar este cúmulo de errores en forma de guión matamos (creo, parece, puede ser, no descarto nada) al único personaje que le aportaba gracia a la temporada, puesto que no es nada nuevo que hasta que apareció él en Venezuela todo fue un coñazo, y hasta que volvieron a por él, porque Saúl que lo sabe todo también sabía donde estaba el mayor paria americano, siguió siéndolo. Y Carrie ahí sigue, a disposición de esa agencia que tanto la quiso y tanto vela por ella que la manda, con su bombo, a la otra punta del mundo, mientras Saúl agarra la puerta y se va, sabiendo que es mejor que todos ellos… Una propuesta: Un spin-off de Saúl y Carrie donde sea que vaya a trabajar el primero, y a la agencia que le den, con bebé espía y padre resurgido por Alá sabe qué truco… Total, ninguna de estas ideas queda lejos de lo que ya hemos visto ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s