Si se trata de héroes….


Kevin Spacey: En 1990 David Lean, director de Lawrence de Arabia, dedicó su discurso de agradecimiento a un premio que le dio Hollywood a advertir a los productores de que cuidaran de los talentos emergentes porque de lo contrario la televisión se los llevaría todos y el negocio del cine caería en picado. Nadie le escuchó. Ocho años más tarde HBO estrenaba Los Soprano, cambiando para siempre la historia de la pequeña pantalla. Al mismo tiempo los estudios dieron un giro hacia las superproducciones de acción, con mucho superhéroe, así que los profesionales con ganas de contar historias de personajes buscaron espacio en el sitio más fértil para ello.

Entrevista de Bárbara Celis publicada en la sección de cultura de elpais.com el 14 de febrero de 2014.

A pesar de que las palabras de Spacey son acertadas, y ahí está un buen puñado de series que lo demuestran, al actor que encarna a Frank Underwood en House Of Cards, y que aprovecha la mínima ocasión para hablar de las bondades de Netflix, le faltó reconocer en su entrevista de promoción de la serie que protagoniza que los superhéroes también han saltado a la pequeña pantalla, y en las próximas temporadas nos encontraremos con unas cuantos ejemplos que lo certifican. Sin estar satisfechas con poblar las carteleras de cine de medio mundo, con superproducciones que revisitan historias ya vistas, uniendo a los personajes principales en un único film o simplemente trasladándolos por primera vez a una película, las grandes editoriales de cómics de Estados Unidos han llegado en los últimos meses a acuerdos con varias cadenas para acercar sus productos al mercado televisivo. Y la empresa a la que más entusiasma la idea es Netflix, que en un acuerdo sin precedentes anunció hace unos meses que había llegado un acuerdo de creación de contenido en el que Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Like Cage contarán con su propia serie en la plataforma, que posteriormente derivarán en una miniserie conjunta. En el anuncio del acuerdo Ted Sarandos, director de contenidos de Netflix, dijo que “a partir de House Of Cards y el resto de nuestras series originales, impulsamos un nuevo enfoque narrativo y de distribución mundial”. Muero por saber qué opina Spacey de todo esto.

mckenzie

Pero Netflix no es la única que quiere si le funcionan las adaptaciones de historias gráficas y FOX, ABC, CW y NBC también estrenarán próximamente producciones basadas en personajes de cómics. La primera de ellas ha anunciado recientemente que el protagonista de Gotham será Ben McKenzie. La serie ambientada en el universo de Batman seguirá los pasos de James Gordon, antes de convertirse en el Comisario del Departamento de Policía de Gotham y mano derecha del superhéroe de la capa negra. Por su parte, la cadena del abecedario y la joven CW van a aprovechar el éxito de dos de sus últimas producciones, Agents of S.H.I.E.L.D y Arrow, para atreverse con otros proyectos similares, y mientras de la primera sólo ha trascendido que se encuentra desarrollando una serie con Marvel, la segunda ha confirmado que prepara la adaptación de Hourman, un científico visionario, y el piloto de Flash, nacido a partir de la historia del héroe del arco y la flecha. Para terminar, NBC se encuentra preparando Constantine, en las que se trasladarán a la televisión las aventuras del mago británico.

Pero la cadena del pavo real no debe sentirse completamente satisfecha con la cuota prevista de adpataciones de cómics y el viernes anunció que recuperará de entre sus series la creación de Tim Kring Héroes, un éxito cuando fue estrenada, en 2006, pero que perdió fuerza conforme avanzaron las temporadas. La cadena únicamente ha explicado que la serie volverá en 2015 en formato de trece episodios manteniendo la misma premisa, personas anónimas que descubren que tienen superpoderes, con nuevos personajes aunque no cierran la puerta al regreso de algunos de los que formaron parte de la creación original. Más allá de que la cadena no recupera precisamente una serie que se despidió por todo lo alto, y que devolver a la pantalla un producto ya finalizado es una empresa difícil y poco gratificante, la apuesta de la NBC se adivina como un movimiento desesperado por atraer a las audiencias. Son muchos los que, por lo menos, estarán ahí para ver como son los primeros pasos del experimento, algo que vendrá debidamente precedido por infinidad de noticias sobre quienes serán los elegidos para particiar en el proyecto, por mucho que desde la cadena se ha anunciado que, hasta su estreno, la serie avanzará envuelta en el más absoluto de los secretos.

Así que, irremediablemente, en la temporada 2014-2015 y siguiente, encontraremos en la parrilla estadounidense más de una serie inspirada en los héroes de las novelas gráficas, que incluso podrían coincidir en el tiempo y propocionar a los amantes del género más de una adaptación por semana. Si bien es cierto que la factura final puede ser muy distinta, como sucede con ArrowThe Walking Dead, y estar destinada a diferentes tipos de público, considero excesivo el afán de las cadenas por solucionar la falta de ideas y la presión del siempre exigente mercado televisivo con unas cuantas adaptaciones de cómics. A pesar de que las series protagonizadas por Stephen Amell y Andrew Lincoln han atraído a un público joven que tiende a alejarse de la televisión como tal, y ambos son productos como poco respetables, el riesgo que corren las cadenas al centrar sus apuestas más potentes en productos caros que el potencial consumidor ya conoce, no se diferencia demasiado de la fiebre que corre por los estudios de Hollywood y que planta en las carteleras de cine, un mes sí y otro también, la película de superhéroes de rigor cuyo éxito prácticamente depende de la campaña de merchandising y publicidad que la preceda. Y eso me parece preocupante.

Sin tener nada contra el género, que incluso considero necesario en ciertos momentos de seriefilia, creo que las cadenas cometen un error si piensan que su incierto futuro pueden aclararlo unas cuantas superproducciones que otorguen al espectador una historia de fácil digestión, y visualmente atractiva, con las dosis necesarias de acción, peleas y romance. Porque aunque no todos los cómics, ni todos los superhéroes, son iguales, sería más interesante asumir el riesgo de plantear una historia desconocida, y realmente novedosa, que no tenga que estar pendiente de la fidelidad de la adaptación televisiva para con el producto original, ni de la satisfacción de los seguidores del mismo, que en escasas ocasiones consiguen alcanzar sus expectativas. Lo verdaderamente heróico es hacer una apuesta arriesgada con todas las consecuencias, esperando que la audiencia respalde tu creación, la crítica la avale y te conviertas en la estrella inesperada de la temporada. Pero claro, eso es más atrevido que una adaptación, y no está la industria, ni la tecnología, como para hacerse el héroe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s