Los caprichos de la siempre cargada agenda televisiva del mes de septiembre han querido que un día como hoy se haya convertido, con el paso de los años, en una jornada cargada de nostalgia seriéfila. Mientras nos adentramos lentamente y sin remedio en la temporada 2014-2015, que no parece destinada a hacer historia en la pequeña pantalla, somos muchos los que miramos atrás con melancolía, preguntándonos cómo se vivió una temporada tan excelente como la 1994-1995, dónde estábamos hace diez años, cuando varias de las series imprescindibles en muchas listas se estrenaron, o cuánto falta para poder vivir una de esas épocas que hacen historia en la televisión. Pero de momento nos conformaremos con vivir una jornada como ésta, en la que tantas buenas series conmemoran unos aniversarios tan redondos.

20353688

Friends. 22 de septiembre de 1994, NBC.

Audiencias: Rachel, Monica, Ross, Chandler, Joey y Phoebe se encontraron por primera vez, frente a los espectadores de la NBC, tal día como hoy, y las primeras impresiones fueron más bien tibias. Sin embargo, su excelente posición en la parrilla otoñal de la NBC, entre Mad About You, con su tercera temporada, y Seinfeld, en la sexta, le beneficiaron, y en su éxito de audiencia tuvo mucho que ver con que esas entregas fuesen las más vistas de ambas producciones. El cambio en primavera no le perjudicó, y la serie terminó con más de veinte millones de espectadores, una media que se mantendría en sus diez temporadas.

Nos marcó por que conocimos la treintena que toda una generación siempre envidiará, nos regaló la inevitable asociación mental armadillo-David Schwimmer, nos explicó la importancia de los descansos en las relaciones, y de no equivocarse de nombre cuando te casas, nos demostró que en Nueva York también se pasan la vida en la cafetería, e hizo de Acción de Gracias una de las fechas más importantes en el calendario seriéfilo. Y un millón de cosas más, que cada uno particularmente asocia a esta serie de la que resulta difícil encontrar algún detractor.

Y ahora, veinte años después sigue siendo importante lo que hagan sus actores, que continúan siendo estrellas invitadas de programas ansiosos por acoger una reunión del elenco, por muy reducida que sea. Del que fuera un reparto prácticamente desconocido nos queda, a día de hoy seis intérpretes que, prácticamente, trabajan por placer. Cox está a punto de terminar Cougar Town, Aniston hace más cine que tele y Kudrow más tele que cualquiera de ellas, mientras que en los chicos, nos encontramos con LeBlanc centrado en la cuarta entrega de Episodes, Perry esperando encontrar algo que no cancelen y vaya más allá de un papel episódico y Schwimmer visitando de vez en cuando alguna de las series de sus compañeros o doblando películas de animación. Pero sólo por placer.

5mx9fY8FFXs

The West Wing. 22 de septiembre de 1999, NBC.

– Audiencias: el inigualable universo que encumbró a Aaron Sorkin a los altares de la producción dramática televisiva llegó por primera vez a las casas de todos los estadounidenses un miércoles, entre el programa semanal Dateline y la décima temporada de Ley y Orden. A pesar de que la competencia era más bien discreta, la audiencia no acogió con especial entusiasmo a la serie, que se tuvo que conformar con una media de nueve millones de espectadores. Pero la crítica sí supo ver el potencial del presidente Bartlet y su equipo, y fueron muchos los que destacaron su ritmo, su pasión y su ingenio, algo que posteriormente reconoció la Academia de la Televisión, que la nominó para 18, de los que se llevó a casa la mitad, todo un hito para una serie de estreno.

Nos marcó porque no tuvo reparos en ser compleja e inteligente, mientras nos daba un curso intensivo de política norteamericana, introdujo en nuestras vidas el siempre aplaudido, y envidiado Walk And Talk, creó a partir de países ficticios situaciones aplicables a la política internacional de hoy en día y jugó con la historia presidencial del país, mostrándole a Obama los pasos que debía seguir para conquistar el corazón de los norteamericanos, tal y como hizo el bueno de Matt Santos. Y nos marcó tanto que seguimos esperando a encontrarnos con ese Sorkin, que parece recordar sólo lo peor de sí mismo.

Y ahora precisamente Sorkin regresará en noviembre para despedirse con toda la dignidad que pueda con su último proyecto televisvo, The Newsroom. En lo que respecta al elenco, a Rob Lowe, Bradley Withford y Dulé Hill les hemos seguido viendo en la tele, pero con su vis cómica gracias, entre otras, a Parks & Recreation, la fracasada Trophy Wife o la exitosa Psych respectivamente. La grandiosa Alison Janney sigue haciendo historia en el medio y en la última ceremonia de los Emmy se llevó sendos premios por sus trabajos en drama, con Masters Of Sex, y comedia, con Mom. Y a Richard Schiff le hemos podido ver últimamente en Murder in The First y en Manhattan. En lo que respecta al presidente, en los ocho años que han pasado desde el final de la serie, Sheen ha hecho de todo, y próximamente le podremos ver en una comedia de Netflix junto a Jane Fonda y Lily Tomlin, firmada por Marta Kauffman y con el título de Grace And Frankie.

1384843700_746_resized

Lost. 22 de septiembre de 2004, ABC.

Audiencias: 18 millones de espectadores se pusieron frente al televisor para recibir este drama que en seis años logró convertirse en un auténtico fenómeno mundial. El capítulo doble con el que conocimos a los pasajeros del vuelo Oceanic 815 que iban a parar a una isla perdida, entró en la historia de la televisión siendo uno de los más caros de su época, con un coste de entre 10 y 14 millones de dólares. Y las críticas fueron a la par de la recepción, y las impresiones iniciales en torno a la primera entrega de la serie fueron muy buenas, destacando esos ingredientes imprescindibles que nos ganaron a todos: una historia intrigante, unos personajes atractivos y una acción poco frecuente en la pequeña pantalla.

Nos marcó porque supo mantenernos interesados por el devenir de la historia durante seis temporadas, fue la producción que inauguró esa afición tan dañina de especular con el futuro de la trama y nos hizo soñar con aviones, islas perdidas, viajes temporales y billetes de lotería premiados. Y porque aunque “sólo” era una serie, se convirtió en un tema más del que hablar con tu jefe, tu prima, o un desconocido follower, en una serie símbolo, que con su propio nombre sirve para expresar un estilo, tanto en el fondo como en la forma, y en un recurso fácil cuando se aproxima el final de una producción y la expectación hace temer lo peor. Ah!! Y en un aval en el curriculum de sus creadores, que hacen que el mundo tenga una fe ciega en cualquiera de sus nuevos productos.

Y ahora precisamente Lindelof y Abrams siguen creando series como churros y mientras el primero ha despertado filias y fobias con The Leftovers, Abrams fracasó en su última incursión con Believe, y tiene varios Star Wars y Star Trek entre sus próximos planes cinematográficos. En lo que respecta al reparto, últimamente hemos podido ver a varios de los intérpretes masculinos en diversas producciones, como Josh Holloway con Intelligence, Henry Ian Cusick en The 100, Terry O´Quinn con Gang Related, Daniel Dae Kim con Hawai 5.0, Naveen Andrews en Once Upon a Time In Wonderland o Michael Emerson con Person Of Interest. En lo que respecta a las féminas, a Evangeline Lilly le volveremos a ver en The Hobbit, mientras que Yunjin Kim apareció recientemente en Mistresses y Emilie de Ravin ha trabajado dos temporadas en Once Upon a Time. Por último, Matthew Fox tiene pendiente estrenar dos películas, en las que seguramente espera salir más d elo que le pudimos ver en World War Z.

P.D: Cuando termine de ver Veronica Mars podré sumarla a esta lista. Estrenada el mismo año (y día) que Lost, la serie también consiguió conquistar el corazón de muchos espectadores que, después de su final, hicieron posible la película con la que siempre soñó Rob Thomas, un hecho que ha animado a otras producciones a dar el salto a la gran pantalla a modo de despedida o simplemente a plantearse el crowfunding como una forma de financiación tan válida como cualquier otra.

 

Anuncios