Queridos Neal y Peter:


No recuerdo la razón que me llevó para incluir White Collar en mi lista de visionados, pero sí que sé que el final de la serie es una de las despedidas más sentidas de mi corta vida seriéfila. Durante cuatro años, comencé uno tarde, disfruté cada semana de vuestras aventuras en el Nueva York televisivo más vistoso, tratando de atrapar a los estafadores, timadores y falsificadores más peligrosos. Y de vuestra familiaridad, vuestros compañeros y vuestros enemigos, las amenazas que teníais que combatir y las dudas sobre el futuro que debíais responder. Pero todo llega a su fin, y la historia del ladrón que colabora con el FBI y encuentra en su compañero casi un padre, la vuestra, también tenía que terminar.

Tras seis temporadas, Peter, has pasado de ser un agente rígido, deseoso de enderezar al descarado delincuente que era Neal, a convertirte en un hombre comprensivo que tras años de trabajo en común es capaz de entender sus motivaciones. Y tú Neal, después de tanto tiempo preguntándote si el ladrón nace o se hace, si el delincuente puede cambiar su naturaleza, la has asumido, tratando de salvar a los que más querías, aunque no sin hacerles daño.

No sé si ha sido el mejor final posible, si podría haber sido mejor o peor, pero a mí me vale. Después de tantos intentos de robo frustrados, tantas operaciones brillantes en los que teníais que interpretar los más diversos papeles para atrapar a peligrosos delincuentes, la relación que comenzó como una condena termina con un emotivo adiós que quizá no sea definitivo. Falsificaciones, secuestros, robos a pequeña y gran escala, de obras de arte y de joyas, dieron lugar a una variada selección de delincuentes y de historias en las que la violencia o la sangre tenían una presencia prácticamente mínima. Algo que, porqué no decirlo, también es de agradecer.

WCNealPeter2

Para mí, además de sus tramas, sus protagonistas y sus secundarios, la química existente entre todos, o su interés por contar historias atractivas, también ha sido importante el papel que ha jugado Nueva York en White Collar, con habituales referencias a la ciudad o su historia. Mi primera entrada sobre las localizaciones de series estaba encabezada por esta serie que ha recorrido la ciudad sin descanso, y ha llegado a lugares interesantes aunque poco conocidos. He disfrutado enormemente, como “enferma” de las localizaciones que soy, del interés de Eastin por aprovechar las variadas estampas que ofrece la ciudad. Y por supuesto, y a pesar de que no es una serie muy conocida en España (principalmente porque tampoco ha sido respetada por las cadenas) no podía faltar en Nueva York En Serie.

Para todos aquellos a los que les gusten los procedimentales bien hechos, que busquen unos personajes interesantes y quieran pasar un buen rato frente al televisor con una historia hecha con interés y cariño, White Collar es su producción. Para los que, como yo, ya la habéis disfrutado, queda la satisfacción de haber encontrado en la serie una  de esas parejas “policiales” que ya tienen un lugar propio la lista que a lo largo de décadas ha ido construyendo la historia de la televisión. Un emparejamiento en el que la responsabilidad atemperaba la rebeldía y el ingenio complementaba a los medios. Peter y Neal. Neal y Peter.

Ha sido un placer.

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Queridos Neal y Peter:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s